28/4/2011

Rescate heroico de un niño en un incendio en Ames

Un guardia que no estaba de servicio no se lo pensó dos veces y entró en la vivienda con un extintor en cada mano.
La acción espontánea de un guardia civil que se encontraba fuera de servicio fue clave para poner a salvo a un niño y para sofocar un incendio en la casa del pequeño. Ocurrió el pasado martes en el número 2 de la calle Alcalde Lorenzo, de Bertamiráns (Ames). Eran casi las dos de la tarde y el agente del puesto de O Milladoiro Jesús Jiménez, que disfrutaba de sus vacaciones de Semana Santa, se encontraba en la parada del autobús escolar, esperando a sus hijos. De repente observó que, en la calle, la gente comenzaba a mirar hacia arriba. «Yo también levanté la vista y vi que salía una columna de humo del tercer piso», explica. Al momento también se dio cuenta de que por una de las ventanas de la casa se asomaba un niño. «No me lo pensé dos veces, llamé a los telefonillos, un vecino me abrió la puerta y, según empecé a subir, cogí dos extintores que había en las escaleras, uno en cada mano», relata.

En la cocina
Fue el propio menor del tercero izquierda el que consiguió abrir la puerta al guardia de paisano. Nervioso, le explicó que había un incendio en la cocina. Las llamas habían saltado desde una sartén que estaba al fuego y habían prendido en la campana extractora. El piso se quedó sin luz y, a causa de la humareda, no se veía nada. «El crío se volvió a meter para dentro de casa y entré a por él. Lo saqué y lo dejé con una vecina, que se lo llevó a su casa. Su abuela estaba en el portal». Mientras la vecina y la abuela se ocupaban del pequeño, Jesús se empleó a fondo con los extintores. Vació el primero, vació el segundo y decidió bajar a por un tercero. «Pero me encontré por las escaleras a un vecino que me lo traía», cuenta.
Una vez controlada la situación, el Grupo Municipal de Intervención Rápida de Brión (Grumir) se encargó de ventilar la vivienda y de buscar posibles focos de calor con una cámara térmica. La patrulla de la Policía Local levantó el correspondiente atestado y tanto el niño como la abuela y el guardia recibieron asistencia sanitaria. Todos están bien.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada